jueves, 28 de enero de 2016

"La paloma de la Paz" de Manuel Rodríguez Cabezudo

La poesía antes que nada es sentimiento, posteriormente se engalanará con el uso de estrofas, rima y recursos expresivos pero en su esencia es sentimiento y, desde éste, desde la hondura nacen estos versos de palabra clara y rotunda de Manuel Rodríguez Cabezudo. De esa palabra resaltamos su conclusión: no se entiende que se construyan armas, que se negocie con ellas al tiempo que se habla de Paz
Manuel es el padre de nuestra compañera Laly y a ella pertenecen las palabras que sirven para presentarle. 
"Manuel Rodríguez Cabezudo, agricultor, ganadero, sobre todo poeta, nos invita a descubrir su poesía durante tiempo escondida. Para la ocasión nos ofrece un poema titulado "La paloma de la Paz", con el que nos invita a reflexionar sobre la importancia de construir un mundo en el que pueda destacar por encima de todo una convivencia pacífica."



La ilustración es  de Carlos Blanco Sánchez


"La paloma de la Paz"

,
Pobrecilla, está cansada,
ya no puede volar más.
Está agotada del todo
la paloma de la Paz.

Yo quisiera ser paloma
para poderla relevar
y volar por todo el mundo
con sencillez y humildad.

Como vuela la paloma
y no lo puede lograr.
No descansa, noche y día,
por toda la humanidad.

Pero nadie la comprende
o no se puede explicar
como construyendo armas
están hablando de Paz.

Pero ella sigue volando
y volando seguirá
hasta conseguir un día
que la quieran escuchar.

Y que la comprendan todos.
Porque ese día, llegará.
Y, cuando la comprendan,
podrá morir en Paz.

Porque la vida es muy corta
la debemos apreciar, 
a esta preciosa paloma
que se mueve por la Paz
para todo ser humano
de cualquier color o edad.

Ella, seguirá volando.
Y volando seguirá
hasta conseguir un día 
que la quieran escuchar.

Porque no comprende
que estén construyendo armas
y hablando de Paz. 

   

lunes, 25 de enero de 2016

De ida y vuelta: "El cocodrilo Cirilo" de Carlos Blanco

"El cocodrilo Cirilo", libro de Carlos Blanco, está de aniversario, treinta años ya desde que vio la luz. Cirilo, como muchos otros libros infantiles y pasado su momento de publicación se vuelven practicamente inencontrables; sólo en Bibliotecas Públicas, de colegio o si tienes la fortuna de localizar un ejemplar en ferias de libros de ocasión. Y nos parece una lástima que sea así pues son libros que para nada han dejado de ser necesarios.  ¿Costaría mucho mantener un mínimo fondo editorial que lo hiciera accesible a cuantos se interesaran por ellos? O..., en libros como el que hoy traemos al recuerdo podría incluso pensarse en el micromecenazgo; manera muy actual de sacar música, libros , películas... para su disfrute público.
¡Felicidades! pues Cirilo y Carlos, por vuestro 30 cumpleversos. Con nuestro deseo sincero de encontraros de nuevo en librerías...
Mientras llega ese momento, aquí os dejamos dos poemas del libro y, en la Biblioteca, tenemos a Cirilo en fotocopia para que conozcas el resto de poemas.



Portada de "El cocodrilo Cirilo"

EL COCODRILO CIRILO

El cocodrilo Cirilo
se baña en la charca verde
y cuando ya tiene frío,
duerme en la arena caliente.

Toma el sol en la barriga,
en la espalda, en la frente,
y cuando tiene calor
se baña en la charca verde.

No se pone bañador
porque tiene un traje fuerte
y una cola tan grandota
como de tu pie a mi frente.

Pero tiene una sombrilla
que sujeta con los dientes,
él se la compró en Canarias
un verano muy caliente. 



La ilustración es de Pilar Argés
 
ESE  GATO 


Ese gato 
                             pasa el rato 
tumbadito 
                             bajo el Sol. 
                             Bajo el Sol, 
tumbadito, 
                               pasa el rato 
ese gatito. 
Lame su mano, 
moja su hocico, 
se peina el bigote, 
duerme un poquito.

Si se despierta
                             ese gato 
que dormido
                                    pasa el rato,
bebería de aquella lata 
y se pondría a maullar.

¡No te rías, no te rías!
No es ninguna tontería...

Míralo,
ya se despierta,
se levanta de su siesta.
Va derechito a la lata .
Bebe agua,
agüita fresca.
¡Miau, miau, miau...!

Amigo de los ratones,
de los niños, 
de subirse al campanario,
de los lirios;
amigo de todo el barrio,
del canario,
 de tachar el calendario...,
¡es un gato encantador!
no se sube al mostrador.

Cuando el domingo va a misa,
él se plancha la camisa.
No rompe las papeleras
ni hace pis en las aceras...

Ese gato
que hace un rato
tomaba, tumbado, el Sol,
dormidito se ha quedado 
al lado del canalón.

                   








sábado, 16 de enero de 2016

Versos que rugen con "La jaula de las fieras"

El último libro publicado por "Amigos de papel"  en su colección "Voces amigas" nos trae los versos de Juan Carlos Martín Ramos. El libro lleva por título "La Jaula de las Fieras" y de ella salen animales que reclaman su espacio poético: el ogro malo que no resulta tan malo, el último mono cansado de serlo y que toma protagonismo; se asoma a los versos el monstruo del Lago Ness, un ratón de biblioteca - ¿será el de la nuestra? - y un perro verde que no es tal y descubrimos que es un gato. De la sopa emerge la mosca y baja de su torre el gallo veleta.
Todo un universo animal que toma vida en la palabra de Juan Carlos Martín Ramos  y que nos retrata en sus magníficas ilustraciones Susana Rosique.
Felicitar a Asunción Carracedo y a todo el equipo de "Amigos de Papel" que nos sorprenden en cada nueva entrega con la cuidadísima presentación de sus libros.
"La Jaula de las Fieras" se abre en un rincón de nuestra Biblioteca para que puedas leerla, con ella otros libros del autor: "Poemundi" (Premio Lazarillo) , "Las palabras que se lleva el viento" (Premio Leer es vivir )  y "La alfombra mágica". Juan Carlos Martín es el último ganador del importante premio "Ciudad de Orihuela" en su octava edición con "Mundinovi", libro que incorporaremos a nuesta biblioteca cuando vea la luz.



Ilustración de Susana Rosique
                                                                                 
"La Jaula de las Fieras"

He abierto la jaula de las fieras
y, en plena desbandada,
las fieras de la jaula.
al verse fuera,
                                            sin casa,
han hecho su madriguera
en medio de una página.

¡Menuda fauna!
He dicho fieras,
                                        pero,
más que bichos o animales,
más que bestias salvajes
o alimañas
                                             de salón
son criaturas imaginarias 
de diversa condición.
Corren,
                              vuelan,
nadan,
                              sueñan,
cuentan su pequeña historia
o hacen burla con la lengua.

He abierto la jaula de las fieras
y desde entonces
las fieras
                                        andan sueltas
de un lado a otro de la página.

¡Apunten y lean!
 




Apertura de la jaula,
ilustración de Susana Rosique







martes, 5 de enero de 2016

"NOCHE DE REYES" de Armando Manrique Cerrato


Para esta noche mágica, llena de ilusiones un poema de Armando Manrique Cerrato. Sensibilidad a flor de piel encontramos en cada uno de sus versos que describen de forma directa las sensaciones, los sentimientos que acompañan a pequeños y mayores en esta noche tan especial.
Leed estos versos para vosotros mismos y así no romperéis el silencio, la magia que acompaña la llegada misteriosa de los Magos de Oriente. Al blog ya han llegado a lomos de los versos de Armando.

http://1.bp.blogspot.com/-qMyicU11NRo/VKikWjwoa9I/AAAAAAAAC3Q/wYfWr6P9Vik/s1600/reyes%2Bmagos%2Bcolor%2Blow.jpg


.Ilustración de Inés Huni


!Noche de Reyes!
de Armando Manrique

Cuando se apaguen las luces
y quede todo en silencio.
Cuando al fin las emociones
víctimas sean del sueño
y titileen lucecitas
entre reflejos de hielo.

Tres copitas de champán,
los zapatos, ¡como nuevos!
y una rendija entreabierta
para hacer paso al cortejo.
La espera desesperada
por aquello de los nervios.
¿Traerán todo lo que pido?
¿De verdad he sido bueno?
¿Podrán con tantos juguetes?
¿Me dejarán caramelos?
Va envolviendo ya la noche
los infantiles anhelos.
Entre las sábanas miles 
de ilusiones de pequeños,
mientras otros, los mayores,
tal vez viajan en el tiempo
reviviendo una vez más 
ese emocionante vértigo
cuando aún había magos 
que cumplían tus deseos.

Pero entrada está la noche,
se oyen ruidos a lo lejos.
¡Apaguemos ya las luces!
¡Qué quede todo en silencio!