jueves, 24 de octubre de 2019

"Día de la Biblioteca 2019

Un año más, como se viene haciendo desde 1997, se celebra el Día de la Biblioteca; los actos y el material para conmemorar la fecha llegan de la mano de la Asociación de Amigos del Libro Infantil y Juvenil. El cartel es obra de Miguel Calatayud y el mensaje lo ha escrito Gemma Pascual. Y la reflexión, como cada año, rindamos honores a bibliotecas y bibliotecari@s en su día y asistamos todos los restantes a estos espacios para el viaje que son las Bibliotecas.

Ilustración de Miguel Calatayud

LA SIN CUENTO

                                     de Gemma Pascual

No quería ser princesa, no quería ser liberada por el príncipe azul. Tampoco que el beso de un Príncipe la devolviera a la vida; ni que la salvara de la explotación infantil, no quería esconderse en la casa de los siete enanitos y ser su criada hasta que un príncipe la viniese a rescatar. No era capaz de renunciar a su voz por el amor de un muchacho; ni esperaba que San Jorge la salvara del dragón. Nobles princesas condenadas a dormir o al silencio, por orden de una madrastra, de un padre o de un hada buena.
Y se calzó sus zapatos rojos y huyó de su cuento, corrió y corrió buscando refugio, convirtiéndose en una sin cuento. Era una sin libro, una sin papeles, no la querían en ninguna parte.
En una cáscara de nuez navegó por el Mar de las Letras, y naufragó. Nadaba contracorriente, fuertes olas de frases la ahogaban, y cuando se dio por vencida y se abandonó a su suerte, de repente, la salvó la capitana Pippi Långstrump, una niña libre, generosa, que nunca se aburría, que se atrevía a cuestionar el razonamiento de los adultos. Acompañada por Matilda navegaban por el mar de las letras para rescatar a todos aquellos personajes que se aventuraban a cruzar el mar buscando un cuento mejor. Heroínas con fuerte sentido de la justicia y del deber de proteger a los más débiles.
Finalmente, después de muchas tribulaciones llegaron a puerto seguro, el Puerto de la Biblioteca, el Paraíso del que le había hablado Borges. Un lugar lleno de tesoros hundidos, como le había dicho Virginia Woolf; una nave espacial que la llevaría a los puntos más lejanos del universo; una máquina del tiempo que la transportaría al pasado lejano y al lejano futuro; una salida a una vida mejor, más feliz y más útil, como le explicó Isaac Asimov. Un lugar donde no necesitaba ser princesa para ser la protagonista de todos los cuentos.
Larga vida a las bibliotecas, refugio de todos, también de los sin cuento, de los sin libro, de los sin papeles, de las niñas que no quieren ser princesas y de los niños que no quieren ser héroes. Larga vida a los bibliotecarios y bibliotecarias, guardianes del Paraíso, de máquinas del tiempo y de grandes tesoros como son los libros.

Extremadura se suma a esta celebración con un acto institucional a celebrar en la Casa de la Cultura  de Vivares, entre las actividades a desarrollar ese día aparece la presentación del cartel alusivo; el mismo es obra - texto e ilustraciones - de Fermín Solís, autor extremeño. Para visualizar de manera más clara, cartel y texto se puede visitar el Portal de Bibliotecas de Extremadura.
 

domingo, 9 de junio de 2019

Conchita Bayonas y su bosque de Yábaco


Esta nueva entrada nos trae un libro y un poema, ambos de Conchita Bayonas. El libro, "El bosque de Yábaco", cuya portada encontráis más abajo es el último de la autora y disponemos de él gracias a su generosidad. Os invitamos a leerlo solicitándolo en la Biblioteca.
Para completar la entrada uno de sus poemas, "La araña encajera", tomado de su blog "La abuela atómica" en el cual podéis conocer el resto de su obra y leer algunos de sus cuentos y poemas. Desde aquí animaros a visitarlo. 



Portada del último libro de Conchita, ilustrado por José Luis Ocaña



"La araña encajera"



La araña encajera, desde su rincón
hace su trabajo con resignación.
Su tela de araña nunca está aseada,
se pegan los bichos, no le gusta nada.

 

 


Ella es una araña muy limpia y cabal,

¡esto de los bichos va a acabar muy mal!
Desde el agujero que hay entre el cañizo
un mundo se abre bajo el cobertizo.
Cuando el sol se pone, al atardecer,
una niña rubia suele aparecer.
Se sienta en su silla,
coge su almohadilla llena de alfileres,
y  despacio empieza a hacer los deberes.
Mueve las bobinas  llenas de colores,
 de hilos muy finos, de seda y de lino.
¡Qué encaje tan lindo empieza a tejer!
Cada vez más suave, cada vez más bello,
para que una dama lo lleve en su cuello.
Sus dedos se mueven como mariposas,
bailan  con la brisa, que sin mucha prisa sube desde el mar
y le lleva el nácar que tiene que usar.
 Y entre las bobinas, la espuma se enreda y hace maravillas.
La arañita llora lágrimas de seda,
observa  el trabajo y se desespera.
¡Lo  que ella daría por ser encajera!

domingo, 21 de abril de 2019

"Érase una vez..." el Día del Libro

Érase una vez el 23 de abril, día que hemos acordado dedicar al libro y para ocasión tan especial nos permitimos recomendar el libro cuya portada encontráis más abajo.


Portada de "Érase una vez..."


"Érase una vez", tercera entrega de la serie "Ecos de la Infancia" que  patrocina  la Diputación Provincial de Albacete. En esta ciudad se encuentra el Museo del Niño y en relación con él Amuni (Asociación de Amigos del Museo) que impulsa y da  vida a esta obra.
Pilar Geraldo Denia, miembro de la asociación, es el alma máter de esta inmensa obra. Su esfuerzo ingente ha dado forma al libro en el que se rinde homenaje a Gloria Fuertes  con motivo del centenario de su nacimiento. De la mano de Pilar se suceden las aportaciones de diferentes autores e ilustradores y con cada uno de ellos los versos de la homenajeada.
Dada la amplitud de la obra, 400 páginas, es inadecuado llamar la atención sobre alguno de los textos o ilustraciones que acoge. "Érase una vez..." es un libro que podemos leer de adelante a atrás o viceversa; un libro al que volver una y otra vez, para abrir por cualquiera de sus páginas y al hilo de los versos de Gloria, llave en cada una de las aportaciones, sumergirnos en las narraciones, los versos o depositar nuestra mirada en la calidad, la calidez de sus ilustraciones.
Pilar, gracias por tu tiempo, tu esfuerzo, tu generosidad para hacer posible que "Érase una vez.." sea una realidad; el mérito de ello es tuyo.
"Érase una vez...", libro imprescindible para cualquier Biblioteca que se precie de tal, ahora que celebramos el "Día del Libro" nos parece un excelente momento para incorporarlo a los estantes y para ponerlo en las manos de sus destinatarios...

 Ilustración de Mar Azabal incluida en el libro.
 La estrofa que aparece en la ilustración pertenece al poema de Gloria Fuertes que aparece a continuación y que nos parece muy oportuno para el motivo de esta entrada.
"Don Libro Helado"

Estaba el señor Don Libro
sentadito en su sillón,
con un ojo pasaba la hoja
con el otro ve televisión.


Estaba el señor Don Libro
aburrido en su sillón.
esperando que viniera…
(a leerle) algún niño lector.


Don Libro era un tío sabio,
que sabía de luna y de sol,
que sabía de tierras y mares,
de cuentos y aves,
de peces de todo color.


Estaba el señor Don Libro
tiritando en su sillón,
vino un niño,
le cogió en sus manos
y el libro entró en calor.

domingo, 31 de marzo de 2019

"Día Internacional del Libro Infantil"


"Dos de abril de 2019"

Un año más y coincidiendo con esta fecha celebramos el "Día Internacional del Libro Infantil" en recuerdo de Hans Christian Andersen. Mensaje y cartel llegan desde Lituania y ambos son obra de Kestutis Kasparavicius, sirvan como llamada de atención con el compromiso que debe acompañar durante los 364 días restantes, incentivar y promocionar al libro como compañero de viaje en muchos momentos de nuestras vidas.


Los libros inspiran pausa
“¡Voy con prisa!”, “¡No tengo tiempo!”, “¡Adiós!”… Expresiones semejantes pueden oírse quizá a diario, no solo en Lituania —en el centro mismo de Europa—, sino en muchas partes del mundo. Y con frecuencia parecida se oye decir que vivimos en la edad de la abundancia de información, la prisa y la precipitación.
Sin embargo, tomas un libro entre las manos y, de alguna manera, te sientes distinto. Y es que los libros tienen una estupenda cualidad: te inspiran serenidad. Con un libro abierto y sumergido en sus tranquilas profundidades, ya no temes que todo te pase de lado a toda velocidad, sin llegar a apreciar nada. Empiezas a creer que no será preciso lanzarse como loco a tareas de dudosa urgencia. En un libro todo sucede sigilosamente, en orden y según una secuencia. ¿Será tal vez porque sus páginas están numeradas y las hojas al pasar crujen tranquilamente y con un suave efecto relajante? En un libro los acontecimientos pasados se encuentran plácidamente con los que han de venir.
El mundo del libro es muy abierto; su realidad sale al encuentro amistoso con el ingenio y la fantasía, y a veces ya no sabes muy bien dónde —si en un libro o en la vida— has notado de qué manera tan bella caen al derretirse las gotas del tejado nevado, o de qué forma tan encantadora cubre el musgo la cerca del vecino. ¿Ha sido en un libro o en la realidad donde has experimentado que las bayas del serbal no son sólo bellas, sino amargas? ¿Acaso sucedió en el mundo de los libros, o de verdad estabas tumbado sobre la yerba en verano, y después sentado con las piernas cruzadas, contemplando las nubes que surcaban el cielo?
Los libros ayudan a no acelerarse, enseñan a observar; los libros invitan, incluso obligan a acomodarse, pues casi siempre los leemos sentados, poniéndolos en la mesa o en el regazo, ¿no es así?
¿Y acaso no habéis experimentado otra maravilla: que cuando leéis un libro, el libro os lee a vosotros? Sí, sí, los libros también saben leer. Os leen la frente, las cejas, las comisuras de los labios, que ahora suben, ahora bajan; sobre todo, por supuesto, os leen los ojos. Y por los ojos entienden… adivinan… Bueno, ¡vosotros mismos sabéis qué!
No tengo duda de que a los libros les parece muy interesante estar sobre vuestro regazo, pues una persona que lee —sea niño o adulto— solo por eso ya es bastante más interesante que la que se resiste a tomar un libro entre las manos, que la que —siempre con prisa— no llega a sentarse y no tiene tiempo de fijarse en casi nada. Este es mi deseo para todos en el día internacional del libro infantil: ¡Que existan libros interesantes para los lectores y lectores interesantes para los libros!
Texto  e ilustración: Kęstutis Kasparavičius.
Traducción: Carmen Caro

sábado, 29 de diciembre de 2018

"VERSONAJES"

Vuelve al blog Aurelio González Ovies con su libro "Versonajes", otro libro imprescindible en el ámbito de la poesía infantil. Destapa Aurelio toda su sensibilidad en el recuerdo de personas, personajes que se asomaron a su infancia dejando su impronta en él y así nos lo anticipa en la dedicatoria del libro: "A los que me hicieron ser quien soy".
Destacar también las ilustraciones que acompañan los poemas; ilustraciones sencillas pero al mismo tiempo muy originales e impactantes. Su autora Esther Sánchez.
En entradas anteriores dedicadas al poeta ofrecimos dos poemas de este libro necesario: "Fruela" y "Cabreo"; en esta ocasión otros dos: "Espabila" es el primero de ellos como cálido recuerdo para María Rosa, María Alicia y Dolors, ellas conocen la razón. El segundo muy breve pero intenso es "Carta de Reyes" en el que expresa su petición, una petición que cualquiera de nosotros haríamos.
José Antonio Teodoro, segundo libro que no puede faltar en tu biblioteca.


Bruja de Wayne Anderson

"Espabila"

¡Qué bruja más tonta
la bruja Espabila,
venía en una escoba
que no tenía pilas!
¡Qué bruja más cutre
- me muero de risa -
traía unas gafas
de pasta de pizza!
¡Qué bruja más torpe!
Ni cose ni guisa
ni sabe decir
conjuros deprisa.
¡Qué bruja más rara
con alergia al clima:
le da tos el sol
y fiebre la brisa!
¡Qué bruja más triste
y más aburrida!
Si le hablas de magia,
se queda dormida.
¡Qué bruja más fea,
bigotuda y bizca!
Cuando la ve Gato
maúlla y se eriza.
¡Qué bruja patosa!
¡De bruja, ni pizca!
No le digo a nadie
que es pariente mía.


Ilustración de Rafa Gil

"Carta de Reyes"

Estas navidades
- que ya está bien, ya -
pediré a los Reyes 
que llegue mamá. 

lunes, 29 de octubre de 2018

"MIGUEL HERNÁNDEZ EN 48 ESTAMPAS"

"Miguel Hernández en 48 estampas"repasa la vida del poeta oriolano en 48 estrofas de Pedro Villar y 48 estampas de Pedro Villarejo. Se publicó por primera vez en formato digital e impreso en la Ed. Libsa para posteriormente aparecer en la Ed. Amigos de Papel. En 2014, la Biblioteca del Ceip Príncipe de Asturias realizó una exposición con las 48 estampas y las 48 estrofas junto a varias Antologías y otros libros dedicados al poeta universal. Aquí tenéis el cartel anunciador de la misma.
Es un libro muy recomendable para acercarse a la vida y el espíritu del poeta en los versos de Pedro Villar y las estampas, austeras como fue la vida de Miguel, de Pedro Villarejo.
Las dos estampas que acompañan son regalo, junto a un ejemplar dedicado, de la editora Asunción Carracedo.


Cartel anunciador de la exposición
 en la 
Biblioteca del Ceip Príncipe de Asturias


Estrofas finales del libro


Caballitos de madera,
materia de la ilusión
realizados con sus manos
para su hijo con amor.

en un vuelo que no cese
haced de los muros, alas,
que lleven, entre palmeras,
a su corazón, palabras.



Dejad que el poema fluya
olvidado de banderas
para  volver a entregar
su canto sobre la tierra.

Tus ojos llevan el agua,
la voz de los oprimidos,
eres poeta del pueblo,
fruto del árbol nacido.

Entre el limón y el olivo,
entre la luna y la higuera
se abrirán surcos de amor
en tu tierra de Orihuela.

Ruiseñores y naranjos,
llevádle la luz más pura
al poeta universal
de la huerta del Segura.

martes, 23 de octubre de 2018

DÍA DE LA BIBLIOTECA 2018



Asturias es protagonista en la celebración del "Día de la Biblioteca 2018", tanto el mensaje como el cartel son obra de autores asturianos- Gonzalo Moure, valenciano de nacimiento pero avecindado en Asturias, y Alfonso Zapico - y en Asturias se celebran los actos para conmemorar el día. Incorporamos a la entrada el poema que María Rosa Serdio nos regala en esta fecha.
Sirva este día para la celebración y hagamos de los 364 siguientes fiesta del libro, la lectura y los lectores.

 
Cartel de Alfonso Zapico
Premio Nacional de Cómic - 2012 

El día de la luz
de Gonzalo Moure Tremor

Premio Cervantes Chico 2017

Vengo del desierto del Sáhara, de inaugurar una biblioteca. Está en Dajla, el más alejado, el más olvidado de los cinco campamentos de refugiados saharauis. Es la cuarta biblioteca que construimos, y es preciosa. En el centro hemos plantado árboles, para que los niños y los jóvenes del Sáhara puedan experimentar el gozo de sentarse a su sombra a leer un libro. No queremos que esa biblioteca sea ningún “templo de silencio”, sino más bien un espacio para del sonido, para el ruido. Una biblioteca que ya es el lugar más hermoso del campamento. Un espacio para desear ir a buscar lectura, pero también amistad, sueños compartidos. Incluso amor. Un lugar en el que enamorarse mirando unos ojos por encima de un libro. Porque al fin y al cabo, la biblioteca es el lugar en el que se descubre al otro, de papel o de carne.
En una película inolvidable, la mejor película de ciencia ficción de la historia, 2001, una odisea del espacio, aparece un monolito cada vez que el hombre se dispone a dar un salto cualitativo. Kubrick, su director, debería haber puesto un libro en su lugar. Porque han sido los libros los que han marcado el ritmo de los cambios del ser humano. Porque el libro es el laboratorio del hombre, el lugar en el que se experimenta con emociones, descubrimientos, utopías, apuestas. Somos lo que somos porque hemos pensado y escrito sobre cómo ser y sobre cómo no ser. Y seremos lo que pensemos, lo que piensen y escriban las próximas generaciones.
Así que una biblioteca no es solo un lugar en el que invitar a leer, sino también, o por eso, un lugar en el que invitar a escribir. Las bibliotecas del siglo XXI son, pueden ser, tienen que ser el semillero de nuevas novelas, nuevos monolitos, mojones de nuestro futuro. Si el siglo XX fue sin duda el siglo de la lectura, el siglo XXI puede llegar a ser el siglo de la escritura, ya lo está siendo.
Por todo eso construimos bibliotecas en los campamentos del desierto. Porque no son solo para los saharauis. Las paga nuestra sociedad civil, mediante socios adultos, y mediante actividades solidarias en colegios, institutos y bibliotecas. Y los alumnos y lectores que las sufragan se hacen conscientes de lo extraordinario que es tener una biblioteca, aprenden a valorar la suya, a defenderla. Cada biblioteca del desierto tiene detrás a miles de niños, jóvenes y adultos que la han hecho posible con su pequeño esfuerzo. Sumando. Cada lector saharaui tiene a su lado a miles de lectores, más conscientes de la importancia de una biblioteca, porque con su trabajo se ha construido una, en un clima y un lugar tan hostil.
Piensa en tu biblioteca. Hubo un día en el que esa biblioteca no existía. Alguien la soñó, luchó por ella, la llenó de libros y también de sueños. Hazte del equipo de ese alguien que la hizo posible, lucha por un mundo en el que no haya un ser humano que no tenga cerca una biblioteca, o un amoroso bibliobús. Que no haya un solo niño, joven o adulto, que no roce la mano de una bibliotecaria que le aconseje, que le oriente en el laberinto. Que es lo mismo que decir que no haya un solo ser humano conectado a lo que fue, lo que es y lo que será.
En tu mano hay millones de manos, estrechando la tuya, acompañándote en el camino. Tiernas o callosas, pequeñas o grandes. En el libro que te espera en la mesilla de noche o junto al sofá, hay millones de libros. Ingenuos o complejos, humildes o lujosos. Pero todo preciosos. Conectados todos por un invisible hilo de plata que une mano con mano, estantería con estantería, un hilo inacabable y luminoso. Inacabable, y así sea. Hoy es el Día de la Biblioteca, que es lo mismo que decir El día de la Luz.
Feliz día, feliz siglo.

"En este bosque nuestro"

de María Rosa Serdio 

La imagen puede contener: texto