sábado, 26 de noviembre de 2016

Algunas noches los pájaros.....



Algunas noches
los pájaros se posan
en mi sueño.

Hoy ve la luz surgiendo de entre la niebla un nuevo libro de Maria Rosa Serdio;  "Caudal de azar - Haikus" es su título y como dice su apellido, recoge una colección de poemas mínimos, surgidos en el instante, fruto del momento. Son la esencia de la poesía, uno de ellos abre esta entrada pues hoy, a punto de dar las 7:30 - hora de su presentación - nuestra intención es saludar su llegada y felicitar a nuestra amiga Maria Rosa por su nuevo libro y puesto que este blog se nutre fundamentalmente de poesía infantil, publicamos uno de los poemas incluidos en su último libro, "Bolso de niebla". Bienvenido pues " Caudal de azar".







"Comprando poemas"

Con carrito nuevo
me voy a la compra.
Necesito magia
para hacer mi sopa.

Me voy al mercado
con paso ligero.
Llevo mi varita
en el monedero.

Me acerco, sonrío,
saludo al tendero.
Suele reservarme
secreto y misterios.

Me tiende un paquete
que recetas guarda.
Tiene letras tiernas
y dulces palabras.

Cuando vuelvo a casa,
el carrito lleno,
regreso cantando
o soñando en verso...

y ... los pájaros
se posan en mi sueño. 

jueves, 17 de noviembre de 2016

"El poeta y la Luna"

Volvemos con una nueva entrada lunática... alunada...lunera... o tal vez enlunada. Esta vez con unos versos de Juan Carlos Martín Ramos pertenecientes a su libro "Mundinovi", recientemente galardonado con el Premio Orihuela de Poesía Infantil. Es un libro homenaje al mundo de los títeres, títeres que han llenado la vida del poeta-titiritero a lo largo de múltiples caminos...de múltiples escenarios, siempre junto a Lourdes, su compañera.

 Ilustración del libro realizada por Federico Delicado.


En la tercera parte del libro , Títeres a escena, Juan Carlos recoge pequeñas escenas escritas en verso para que los títeres se asomen al teatrillo de guiñol; muy en consonancia con su larga trayectoria   recorriendo los caminos con sus títeres.
 
EL POETA Y LA LUNA


(En el escenario hay una casa pequeña con una ventana grande. A su lado hay un árbol. Por detrás de la casa sale la Luna llena, rueda sobre el tejado y, dando un salto, se posa sobre la copa del árbol. De pronto, la ventana se ilumina, se abre y aparece el Poeta que habla con la Luna.)
-Dime, Luna, Luna, Luna,
dime todos tus secretos.
=
– ¡Ay, Poeta de la noche!,
búscalos en tu tintero.
=
-Dime, Luna, Luna, Luna,
¿de qué color ves la Tierra?
=
-Antes era azul y verde,
hoy la cubren nubes negras.
=
-Dime, Luna, Luna, Luna,
¿dónde vas por la mañana?
=
-A ser huésped de otro cielo,
pupila de otras miradas.
=
-Dime, Luna, Luna, Luna,
¿cuáles son mis sentimientos?
=
-¡Ay, Poeta, no lo sé!
 Yo tan solo los reflejo.
=
(La Luna levanta el vuelo y se va lentamente. Mientras tanto, el Poeta, cabizbajo, cierra la ventana y apaga la luz)

domingo, 30 de octubre de 2016

Con la biblioteca a cuestas.


"No hay quinto malo...."; "todos los santos tienen novena"....; "no hay dos sin tres".... y "segundas partes siempre son buenas". 
El pasado 24 es la fecha que el calendario nos señala como el "Día de la Biblioteca" y pienso que está muy bien esa llamada de atención que nos recuerda la importancia de las Bibliotecas en nuestra vida...pero siempre, para éste y  todos esos días que el calendario nos marca para celebrar, me gusta completar con..."un día para recordar y los 364 restantes para practicar". Pues bien recordando  ese espacio mágico en el que  los libros nos aguardan para regalarnos  sus mundos, sus historias y  sus habitantes a los que descubrir; traemos dos poemas hermosos de María Rosa Serdio, hada de la palabra que vuela versos desde su Asturias natal. Disfrutad con su regalo y su invitación a la lectura.

Ilustración de Ana Carina Aranda



"En este bosque nuestro..."
de María Rosa Serdio

Hay una Biblioteca en cada rama,
un camino muy largo
que vas a recorrer,
una Abuelita tierna
que se ha puesto el pijama
que más le gusta a Lobo
para escuchar leer.
Ya has metido,
en el fondo de tu cesta,
provisiones de versos y canción,
mermelada de moras y de fresas
¡y hasta el gorro y el largo camisón!
Solo te falta
poner un “whats” al Lobo
y decirle que venga a la reunión.
El Bosque está
esperando ya tus pasos
lleno de setas rojas
y las hojas de otoño
cantando su canción.
Es la canción de las páginas del libro
cuando el silencio llega
y se acerca planeando
a tu rincón.



Teresa Coll nos regaló la imagen y María Rosa puso el verso para este punto de lectura de 2013, publicado el "Día de la Biblioteca" de ese año.

sábado, 22 de octubre de 2016

"DÍA DE LA BIBLIOTECA" 2016

Un año más, como cada 24 de octubre, se celebra el "Día de la Biblioteca". Esta celebración, auspiciada por la Asociación de Amigos del Libro Infantil y Juvenil, se realiza desde 1997 y se inició en recuerdo de la Biblioteca de Sarajevo, destruida por un incendio durante la Guerra de los Balcanes.
Cada año, un/a escritor/a redacta el mensaje y un/a ilustrador/a dibuja la ilustración que lo acompaña.
Este año son Ledicia Costas  y  Elena Odriozola las reponsables del mismo.



Ilustración 
de  
Elena Odriozola
(Premio Nacional de Ilustración 2015)


Mensaje para el
"DÍA de la BIBLIOTECA"
de
Ledicia Costas  
(Premio Lazarillo y Premio Nacional 
de Literatura Infantil y Juvenil 2015)  


Una luciérnaga es una isla perdida en la noche más densa. Cien luciérnagas, una constelación misteriosa que marca el rumbo hacia otros universos. Así, con esa estrategia de luz, se organizan los libros que moran en las bibliotecas. Son caricias fosforescentes que incendian los sueños y recomponen los corazones grises hasta hacerlos recobrar su color rojo brillante. Cualquier individuo que padezca el síndrome del corazón gris, debería ponerse en manos de un experto y visitar una biblioteca.
Para escribir un libro, además de hacer malabarismos con las palabras hay que ser una desvergonzada o un loco. Un atrevido, una excéntrica descontrolada. Llevar un calcetín de lunares, otro de rayas y los pelos de punta. Una cresta como las que lucen las cacatúas sería un peinado muy interesante para un escritor. Solo las mentes más disparatadas son aptas para escribir libros. Pero para custodiarlas no es suficiente con tener un desajuste en los cables cerebrales. Es indispensable ser de fuera. Un extraterrestre. Las bibliotecas albergan seres con antenas giratorias, cerebros millométricos que memorizan títulos rebuscados, rimbombantes, campanudos. Las personas que custodian libros siempre me han parecido criaturas singulares. Están dotadas de extremidades retráctiles que estiran y estiran hasta alcanzar aquel volumen al que parecía imposible acceder. A continuación, como si nada, se recomponen y todo vuelve a su posición natural. Parecen seres humanos, pero a poco que les observes percibirás que no son de aquí. Una de las cosas que más me fascina de los bibliotecarios es su cerebro. ¡Me parecen tan listos! Los libros fabrican pensamientos. Pasar tantas horas dentro de una factoría de ideas es bueno para tener un corazón rojo y brillante y una cabeza repleta de planes fantásticos.
Alguien me han contado que el 24 de octubre es el Día de la Biblioteca. Sería genial organizar una fiesta con confeti y pompas de jabón. Celebrarla por todo lo alto. Me encantaría vestirme para tal ocasión como el personaje de algún libro, sentarme en la mesa de una biblioteca de la ciudad donde vivo y esperar a que fueran a visitarme. En las bibliotecas puedes ser quien tú quieras. Desde Mary Poppins hasta Matilda, Atreyu, Drácula o incluso Pippilotta Viktualia Rullgardina Krusmynta Efraimsdotter Långstrump. Puedes ponerte botas de pelo, plumas, zancos y sombreros. ¡Sombreros! ¡Eso es! Imagino a una pequeña lectora acercándose a mí discretamente, atraída por los colores y formas de mi sombrero:
—Sombrerera loca, ¡qué fiesta más maravillosa! ¿Sería tan amable de servirme una taza de té?
Yo se la serviría con mucho gusto, poniendo cara de mujer refinada, y luego ambas haríamos ruido al tragar. Sonaría algo parecido a glup glup glup. Y antes de que nos diese tiempo de romper a reír de forma desenfrenada, aparecería el bibliotecario, como surgido de la nada, que para eso poseen la facultad de materializarse delante de ti en el momento más inoportuno, y nos advertiría de que las bibliotecas no son merenderos. Hay que reconocer que son únicos custodiando tesoros. Extraterrestres con el corazón rojo y brillante. Qué cosa tan extraordinaria. ¡Feliz Día de la Biblioteca!

domingo, 2 de octubre de 2016

"Beso de luna" de Juan Carlos López Pinto

Una nueva entrada bajo el influjo de la Luna, en esta ocasión es un poema breve de Juan Carlos López Pinto, poeta y periodista salmantino que dirige Salamanca al día RTV, medio informativo que se difunde en versión impresa y en formato digital.

No hay texto alternativo automático disponible.

Paisaje con luna


"BESO DE LUNA"
 de Juan Carlos López Pinto


Espera la luna
en su cama del cielo,
con las nubes de almohada
a que llegue algún beso.


El niño la mira
porque no quiere dormir
y la guiña un ojo
para hacerla reír.

Y la luna se ríe
y le besa feliz
con sus labios de estrella
la puntita de su nariz.

jueves, 15 de septiembre de 2016

"Las caras de la Luna"

Iniciamos una serie de "lunáticas entradas" con un poema de Marisa Alonso Santamaría, autora radicada en Segovia y una amplia producción de poemas infantiles. Colabora, entre otros,  con  Ed. Santillana o la revista digital "Guía Infantil" mediante sus escritos o diferentes propuestas pedagógicas. 
Podéis encontrar sus poemas en el blog "Poesía infantil" (Poesías y cuentos para niños y mayores que son como niños) o en "Encuentos", página digital argentina de literatura infantil.



Ilustración de Anne Soline.

"Las caras de la Luna"
de  
Marisa Alonso Santamaría 
 

Si la Luna es nueva
en el cielo no se ve,
en cuarto creciente
empieza a crecer.

Con la Luna llena
con mucho color,
reluce en el cielo
un gran rosetón.

En cuarto menguante
la Luna radiante
se hace pequeña
y se va tan campante.

Son las caras de la Luna
las cuatro muy importantes,
Luna nueva, Luna llena,
cuarto creciente y menguante.

sábado, 3 de septiembre de 2016

Abrimos las puertas a un nuevo curso.

Nos disponemos a empezar  un nuevo curso y nos ha parecido importante compartir en esta entrada del blog dos poemas, uno de Teresa Guerra García y otro de Begoña Rotaetxe, ambos dedicados a niños sirios. 
El de Teresa a Omran y el de  Begoña a Aylan. La imagen de ambos ha llenado informativos y páginas de medios escritos y los dos se han convertido en aldabonazos a nuestras conciencias sobre lo injusto de este mundo que vivimos y....cuán diferente suerte corre la vida de los niños en función del lugar donde se nace.
Acompañamos de dos ilustraciones de Ángeles F. Ayensa, en ellas retrata también a niños sirios.




Imagen perteneciente al libro Nameless de Ángeles F. Ayensa
dedicado a retratar a niños sirios.



Omran, de Alepo (Siria )
 de  
Teresa Guerra García

De polvo y sangre
te viste la guerra
Con mirada triste...
Mudo, quieto, impávido
y solito te deja.
El corazón de escarcha
la piel de piedra
¡Ay que pena más grande!
!No lloras por tu madre
ni por tu herida ¡
¡Que horrible pena,
la sangre no te asusta
ni te da espanto!
Las bombas apagaron
tu dulce llanto
Ropieron tu alma tierna
en mil pedazos
¡Maldita guerra!
Que le roba a los niños
la risa, el juego
y su inocencia
¡Sí yo pudiera !
sabanitas de seda
que te cubriera
Pijamita blanco
te merecieras
En brazos de tu madre
tú te durmieras
Arropado de besos
mecido por su canto,
piel de canela.

No eres una imagen más
de esta cruel y triste guerra
Eres el grito que clama
en nuestra conciencia
Con nombre y apellido
te conocieran
Y en un sueño de PAZ
tú te durmieras.

18 de agosto de 2016
Aún guardo la capacidad
de sobrecogerme y conmoverme.



 Aamina, niña retratada por Ángeles F. Ayensa en su libro dedicado a los niños sirios.

"Adiós al niño del mar"
de   
Begoña Rotaetxe. 

Duerme pequeño niño de mar,
sueña bonito en tu descanso de PAZ.
Tu recuerdo perdurará
en tu apresurado adiós a la vida
y nosotros lucharemos 
para que los pueblos 
reencuentren un mundo mejor.

Duerme pequeño niño del mar
montado en olas de espuma
y acunado en la orilla
con lágrimas de sal.
Las estrellas te reciben
entre guiños de luz,
sonrisas y caricias
y cantos de cristal.

¡¡Feliz estancia en los cielos!! ,
con muchos amiguitos te encontrarás,
víctimas de la injusticia 
y de las guerras sin razón.
Aquí en la tierra
nos dejas el recuerdo
entre lágrimas indignadas,
musutxus montados en el viento.

Duerme pequeño niño del mar,
duerme tranquilo tu sueño de PAZ

"musutxus", besos en euskera.

 Imagen tomada de internet.