sábado, 20 de agosto de 2016

"En el reino de Todosauna" con Conchita Bayonas




Conchita Bayonas, amiga del blog, tuvo la gentileza de dedicarnos su último libro:"La verdadera historia del príncipe que se convirtió en rana".Un cuento que ha plasmado en imágenes, magníficas, la ilustadora Virginia García.
¡¡Gracias Conchita por acordarte del blog y permitirnos disfrutar de tu libro!!



Portada de Virginia García para el libro publicado por Ed. BADIBIBÚ.


Es un cuento emparentado con la tradición por sus personajes (reyes, príncipes y princesas, hadas...) pero sorprendente en su divertida trama; imaginativa y llena de humor.
De la mano de  Conchita y a lo largo de sus siete capítulos nos sorprendemos por las diferentes situaciones en que se desenvuelven los personajes, a cual más inesperada como lo  es su desenlace. 
Una historia sencilla y bien narrada de la cual extraemos algunas enseñanzas:ser feliz orientando nuestra vida en aquello que nos llena, dejando a un lado lo que los demás tienen previsto para nosotros como es el caso del príncipe Rigo en esta historia.
También la importancia de esos valores inmateriales que nos hacen mejores personas:generosidad, sabiduría y diplomacia,paciencia...; regalos de las hadas a los padres de Rigoleto.
Desde el blog os invitamos a la lectura del libro de Conchita Bayonas. Seguro que no os defraudará.    



 Familia real de Todosauna:
Esoesloquetutecrees y Soloyomando con el príncipe heredero Rigoletto.



Completamos la entrada con un poema de Conchita, muy adecuado para estas fechas.

"Un castillo de arena"
de 
Conchita Bayonas

                           En la orillita del mar                             
me voy a hacer un castillo.
Con el cubo y el rastrillo
lo tengo que  terminar .
   
Rodeado de murallas
todas pintadas de rayas,
  con altas torres y un  foso
me  queda majestuoso.

Un soldadito valiente
lo defiende alegremente
con flechas de caramelo
y piedras que son buñuelos.

En la puerta un gran dragón
con su garganta de fuego
hace la comida luego
para el rey que es un tragón.

Una preciosa princesa
con la carita de fresa
asomada a la ventana
saluda a las aldeanas.

¡Qué castillo tan bonito!
Ni grande ni chiquitito,
todo hecho con arena.
Cuando el agua se lo lleve,
¡Qué pena!

Ilustración tomada de internet.

 

2 comentarios:

begoña rotaetxe dijo...

Delicioso Poema simpático y divertido, me encanta la imagen del soldadito, y el final es muy real, pero deja sabor a que ha merecido la pena hacerlo con la arena y escribirlo con buen ritmo, txapeldun!!! muy veraniego !!!

Conchita dijo...

Muchas gracias Julio por subir la historia de Rigoletto a tu blog. Has hecho una reseña del mismo estupenda. Me ha encantado abrir facebook y encontrarme etiquetada por ti. Me has dado una sorpresa muy bonita y,encima, has subido también mi poesía.
Espero poder haceros una visita al colegio algún día.Un abrazo