domingo, 25 de enero de 2015

Gloria Fuertes y el Día de la Paz - II

Nuevo poema de Gloria Fuertes en el que la estampa que retrata nos trae otra llamada de atención sobre ese mundo injusto que nos acoge.  La necesidad de que desaparezca la limosna como remedio de las penurias de muchos; la solidaridad y un reparto más justo son la solución al problema. Estos versos de Gloria nos acercan a otra forma, la mendicidad, de violentar esa PAZ tan necesaria.

 


Ilustración tomada de Internet




"Estampa de invierno"
de Gloria Fuertes

Nevaba. Un viento daba bandazos.
una pobre pedía limosna
con un niño en los brazos.

- Una limosnita para mi niño,
tiene hambre y está enfermo,
en esta noche de invierno.

Una señora le da una "pela"
y mira al niño envuelto en una tela.

- ¡Qué morro!, ¡Qué engaño!
Si es un muñeco, no es un crío.

- ¿Qué quiere, que saque al de verdad
con este frío?

(La señora no dijo ni pío.)















3 comentarios:

Carlos Blanco dijo...

Gloria siempre sublime.

Gloria daba cachetes con mesura, _nunca al cuerpo_, siempre al alma que, en ocasiones, necesita de cordura.

Gracias, Julio, por invitar esta tarde a Gloria Fuertes a chocolate con churros y a calor de hogar.

Marisa Alonso Santamaría dijo...

Gloria Fuertes siempre genial.
¡Gracias Julio!
Un abrazo

El Hada de los Cuentos dijo...

¡Impresionante, Gloria Fuertes! Has hecho una lección perfecta. Un abrazo.